Madrid
Ayuso recrimina a Monasterio: "Usted me ha dejado tirada en la comisión de Avalmadrid"
La líder de Vox en la Comunidad de Madrid acusa a PP y Cs de ser cómplices de la izquierda y "por cobardía" permitir que con la exhumación de Franco se esté "consumando la última traición al legado de la Transición"

La relación de PP y Vox en la Comunidad de Madrid nunca ha sido buena, pero hoy ha terminado de romperse. Isabel Díaz Ayuso y Rocío Monasterio se han enzarzado en el pleno de la Asamblea a costa de una pregunta con la que la líder de Vox pretendía provocar el debate sobre la exhumación de Franco y que terminó derivando en un reproche de la presidenta popular sobre la deslealtad de sus socios en la comisión de Avalmadrid. 

[El PP cree que Cs y Vox buscan acorralar a Ayuso en la comisión de Avalmadrid]

"Siempre se ponen estupendos los de Vox hablando de la supremacía de la izquierda y, a la primera de cambio, me deja tirada en la comisión de investigación que esta gente va a poner en marcha", le espetó la jefa del Ejecutivo autonómico a quien en su día buscó para tener apoyos suficientes para su investidura. Se refería Ayuso a la 'traición' tanto de Cs como Vox que considera que se consumó en la formación de dicha comisión, que terminó permitiendo una mayoría de PSOE y Más Madrid en la Mesa de la misma y, por tanto, un aumento de las probabilidades de que la presidenta termine compareciendo ante la misma.  Monasterio, que ya no tenía uso de la palabra, se limitó a negar con la cabeza desde su escaño. 

Pero ella ya había tenido su minuto de gloria. En Vox están acostumbrados a marcar el discurso del resto de formaciones forzando debates. Y este jueves, día de la exhumación de Franco, no iba a ser para menos. La formación preguntó a la presidenta por el patronato de una fundación (Fundación de la Santa Cruz del Valle de los Caídos) que, según el Gobierno regional, no consta en el registro de fundaciones ya que depende de Patrimonio nacional. "Todavía me pregunto qué hace esta pregunta en este pleno y en esta Cámara", criticó Ayuso. Monasterio reconoció que se trataba de una "pregunta retórica" que le servía como excusa para hablar de lo que quería: la exhumación de Franco. 

[Vox cree que la exhumación de Franco le beneficia: "Nos va a dar votos"]

"A estas horas se está consumando la última traición al legado de la Transición", espetó entre los abucheos del resto del hemiciclo. "Una traición ideada por el PSOE y la izquierda y ejecutada con la complicidad de PP y Ciudadanos", continuó la presidenta de Vox en Madrid. A ambas formaciones las acusó de haberse convertido en "cooperadores necesarios" por "cobardía". 

El 'necroshow' electoralista

Y, pese a acusar al PSOE de usar el traslado de los restos del dictador para "ganar votos", ella hizo lo propio y aprovechó la ocasión para hacer campaña y diferenciarse de las otras dos derechas con las que compite. "A nosotros no nos da miedo quedarnos solos frente al consenso progre. No somos el PP ni somos Cs y no vamos a permitir que se imponga a los españoles cómo tienen que interpretar la Historia", prosiguió ante el revuelo de la Cámara. 

Ayuso no se quedó corta. Primero respondió acusando a Vox de hipocresía por pactar con la izquierda que siempre critica en la comisión de Avalmadrid. Después, aprovechando el "necroshow" -tal como ella misma lo definió para afirmar que no le daría "ni un titular"- para arremeter tanto contra el PSOE como contra Monasterio. "El presidente del Gobierno quiere abrir dos bandos y no se da cuenta que el tercer bando, el que ni quería esa guerra ni quiere ahora esta división, es el importante", argumentó. 

[Vox empieza su "férrea oposición" y exige a Ayuso que reduzca su Gobierno]

Por último, tras recordar a su homológa de Vox que "la progresía y la supremacía de la izquierda se combaten todos los días", concluyó: "A mí, lo que ocurrió hace 44 años no me importa. Este Gobierno está centrado en mirar para adelante y lo a mí me importa lo de hoy. Por eso me preocupa qué va a hacer usted los próximos cuatro años", zanjó.