Cataluña
El PSOE asume que la crisis catalana beneficia a la derecha
En las filas socialistas asumen que la tensión en las calles de Cataluña "no le viene bien al PSOE" y que podría terminar beneficiando al PP

La crisis vivida la última semana en Cataluña se dejará sentir en los resultados del 10N. Así lo asumen ya en el PSOE, que aspiraba a revalidarse como el ganador indiscutible y que ahora comienza a flaquear. Algunos de sus cuadros más destacados reconocen su temor a que "el problema se enquiste". Un extremo que, reconocen, podría beneficiar a la derecha en detrimento del PSOE. 

"Al PSOE no le viene bien lo de Cataluña". Con esta rotundidad se expresan en las filas del Partido Socialista, que admiten que en estos escenarios, donde se plantea la disyuntiva de 'el orden contra el caos', hace ganar peso a quien "tenga la capacidad de generar orden, que suele ser la derecha". 

Las encuestas respaldan estas tesis, con un PSOE que se mantiene o incluso pierde algún escaño y un PP que se fortalece y ronda los 100 escaños frente a los 66 escaños que obtuvo el pasado abril. 

[Moncloa pide a los suyos "aguantar sin perder los nervios" por la inquietud en las filas del PSOE

Los socialistas ya asumen que la campaña electoral llegará "muy al final" y que Cataluña ocupará el discurso y la atención mediática durante los próximos días, aunque confían en que la situación se normalice cuanto antes para evitar que la crisis catalana le persiga hasta las urnas. Un objetivo para el que también han puesto en marcha la exhumación de Franco en un intento para cambiar el orden del día en la actualidad informativa.

La lógica de 'el orden' contra el 'caos' en las elecciones también explicaría el giro a la moderación de Sánchez, que después de defender el diálogo con todas las fuerzas, incluidas las independentistas, ha endurecido su postura respecto a Quim Torra, con el que se ha negado a hablar hasta que condenara firmemente la violencia en las calles de Cataluña. El presidente de Gobierno trata estos días de consolidarse como un adalid de la moderación evitando imágenes -como una eventual reunión con el president de la Generalitat- que puedan ponerla en cuestión. 

[El PSOE confía en cambiar la agenda con la exhumación de Franco tras una semana negra en Cataluña]

Pedro Sánchez ya ha tratado de calmar los ánimos y ha pedido a los suyos "aguantar sin perder los nervios". El líder socialista vuelve este mismo lunes a hacer campaña electoral por todo el país, después de visitar Cataluña, con el objetivo de pasar página sobre el episodio catalán. En Moncloa son conscientes de que apenas quedan tres semanas y que cualquier error puede pasar factura en las urnas el 10N.