México
En medio de una crisis de gabinete, López Obrador ordenó liberar al hijo del 'chapo Guzmán'
El presidente de México confirma que coordinó la decisión de liberar al narcotraficante después de que el cártel de Sinaloa tomara la región y acorralara a las autoridades

El presidente de México Andrés Manuel López Obrador ha defendido este viernes la polémica decisión de liberar a Ovidio Guzmán, hijo del capo narco "El Chapo" Guzmán, después de que una operación para capturarlo desatara una ola de violencia en Cualicán en la jornada del jueves. Una operación que destapó en primicia LPO

"El Secretario de la Defensa, Marina, Seguridad, se concentraron, se reunieron y le dieron seguimiento al problema y tomaron decisiones que yo respaldo, que yo avalo porque se tornó muy difícil la situación y estaban en riesgo muchos ciudadanos, muchas personas", sostuvo el mandatario en su conferencia de prensa del viernes desde Oaxaca.

"Yo estuve de acuerdo con eso porque no se trata de masacres, ya se terminó, no puede valer más la captura de un delincuente que las vidas de las personas", aseguró López Obrador, quien se había mantenido en silencio hasta esta mañana sobre los hechos que conmocionaron a la ciudadanía a partir de la tarde del jueves, cuando información sobre la detención de Guzmán y la posterior narco-insurgencia comenzó a emerger.

[Crisis en el Gobierno de México tras la captura fallida del hijo del chapo Guzmán]

AMLO volvió a diferenciarse de la actuación de anteriores presidentes respecto a cómo enfrentarse al narco: "No se puede apagar el fuego con el fuego, esta es la diferencia de esta estrategia con los que han hecho los anteriores gobiernos, nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra, esto les cuesta trabajo entender a muchos, pero la estrategia que se estaba aplicando convirtió al país en un cementerio".

Curiosamente, el presidente precisó que se trató de "un operativo que llevó a cabo el Ejército a partir de una orden de aprehensión de un presunto delincuente", contrariando los dichos de su propio secretario de Seguridad, Alfonso Durazo, que el jueves a la noche aseguró que la detención de Guzmán fue producto de la casualidad, cuando patrullas ingresaron a una vivienda en respuesta de un ataque que habían sufrido.

Saliendo al cruce de las versiones que aseguran que él mismo tomó la decisión de liberar a Guzmán, AMLO enfantizó que si bien él respaldó esa postura "porque lo más importante es la protección de las personas", se trató de una decisión tomada por el gabinete de seguridad "de manera conjunta y colegiada".

Y añadió: "Los conservadores no van a estar contentos con nada, pero no tenemos duda de que fue la mejor decisión". "Poco a poco los hechos van a demostrar que esta es la mejor vía. Además ya se probó, resultó un rotundo fracaso, pero no sólo eso, esa política, autoritaria de la razón de Estado causó miles de muertos. No queremos la guerra, pero bueno, son visiones, puntos de vista", concluyó.