Cataluña
El entorno de Quim Torra, "desconcertado" ante los vaivenes del president: "Está descontrolado"
Las diferencias entre Junts y ERC se hacen evidentes; los republicanos acusan al president de haber incumplido la hoja de ruta pactada hace semanas

El president de la Generalitat, Quim Torra, pierde apoyos tras anunciar este jueves en el Parlament que seguirá con la autodeterminación de Cataluña y proponer un referéndum para 2020. Ni en su círculo más cercano de consejeros conocían el discurso del president, a quien alguno califican en privado de "Dr. Jekyll y Mr. Hyde" porque, en estos momentos, no saben si va a condenar la violencia, como hizo tibiamente en la noche del miércoles, o va a alentar a los radicales, como hizo este martes sumándose al corte de carreteras. 

En ERC denuncian que Torra incumplió el acuerdo sellado antes de la sentencia, cuando acordaron llamar a la calma y condenar la violencia durante las protestas

"Está descontrolado", señalan fuentes de su entorno, que se reconocen "desconcertados" ante los numerosos vaivenes y cambios de estrategia que mantiene él consigo mismo. Desde ERC desvelan que el president de la Generalitat ha faltado a su palabra rompiendo el acuerdo que ambas formaciones establecieron antes de la sentencia del procés

Se acordó llamar a la calma desde las instituciones y Torra no quiso, en un primer momento, condenar la violencia en las calles. "Ningún tribunal impedirá a este President de la Generalitat seguir adelante para conseguir poder ejercer el derecho de autodeterminación", dijo Torra esta mañana, contra lo acordado con Esquerra. 

 [Torra, partidario de dejar caer a Buch por la "actitud colaborativa" de los Mossos con el resto de agentes]

En una conversación privada que Torra mantuvo con periodistas, y que ahora desvela La Sexta, el president dijo hace unos días: "Sólo hablo con Dios y con Puigdemont". Lo cierto es que el malestar en el ala de gobierno empieza a notarse más allá de los comentarios y muchos consejeros desconocen la postura oficial que llevar en determinados asuntos sensibles. 

Los socios de Gobierno de Torra temen que la situación se desborde y les pueda afectar de cara a las elecciones catalanas

Sus socios de gobierno temen que la situación se desborde y les pueda afectar en imagen de cara a las próximas elecciones catalanas, todavía sin convocar. Mientras, los republicanos siguen llamando a la calma y, en sus reuniones, insisten en lo de dar perfil institucional, tal como adelantó LPO a primeros de mes. Su plan consiste en "aguantar la sentencia" y continuar en este perfil hasta una posible convocatoria electoral en febrero. 

La tensión se acumula dejando paso este jueves a una sensación de frialdad en el ambiente. Este miércoles, el vicepresidente de ERC, Pere Aragonés, ganó la batalla a Torra en el pulso interno que tienen en la Generalitat. Lo hizo salvando el puesto de Miquel Buch, consejero de Interior de la Generalitat. El disgusto se lo llevó Torra cuando Buch, en una rueda de prensa tres veces aplazada, condenó la violencia de las calles e insistió en reconducir la situación llamando a la calma y a las protestas pacíficas. 

[ ERC dará perfil institucional tras la sentencia del 'procés' para dejar a Torra de radical]

El entorno de Puigdemont y el 'ala dura' del independentismo piden la dimisión de Buch por la "actitud colaborativa" que están teniendo los Mossos D' Esquadra con el resto de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. No entienden que esa que llaman "su policía" esté coordinando los operativos para evitar las manifestaciones con violencia en las cuatro provincias catalanas. Su papel debe ser institucional pero a la vez llaman a la desobediencia "pacífica" para alentar la autodeterminación. 

Un discurso difícil de digerir por parte de un sector de separatistas que lo único que buscan es que las protestas no empañen el diálogo con el Gobierno de Sánchez. Piensan que sus compañeros están empañando la defensa a los "presos políticos" y las hostilidades se hacen cada vez más grandes cada día que pasa con Barcelona ardiendo de noche. 

No es momento de poner fecha a la autodeterminación

El presidente de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, advirtió a Torra que "no es el momento de poner fechas" al ejercicio de la autodeterminación, aunque su partido "valorará" la propuesta que ha lanzado esta mañana. Según el principal portavoz de ERC en el Parlament, su partido aboga por poner "la amnistía y la autodeterminación encima de la mesa", pero también por exigir "el cese de la represión" y por "forzar al Estado a sentarse a una mesa de diálogo y negociación".

Sabrià no se posicionó ni a favor ni en contra de la propuesta del presidente Torra y se limitó a decir que ERC la "valorará" si bien considera que "no es el momento de poner fechas" al ejercicio de la autodeterminación. "Es el momento de buscar los grandes acuerdos y consensos, que es con los cuales el independentismo siempre ha avanzado", recalcó el portavoz republicano, que precisó también que "es ahora de acumular fuerzas para 'volverlo a hacer', ahora sí, para ganar".

[La Policía sospecha que Puigdemont está detrás de Tsunami Democràtic]

Sobre la sentencia, destacó que "frente a los cien años de vergüenza con los que se ha condenado a los presos políticos catalanes hay que poner más urnas y democracia", y advirtió al Gobierno español que "a más represión y amenazas, más claro tendremos que hay que seguir adelante". "No renunciaremos, no nos rendiremos, pese a las amenazas y la represión", recalcó el líder de ERC en el Parlament antes de reprochar que desde el Gobierno del PSOE se haya llegado a decir que los ciudadanos catalanes "debe callar y no tienen nada que decir" sobre la sentencia.

Sabrià ha explicado que los grupos del Parlament no renunciarán a que en la cámara se pueda seguir hablando de soberanía y de autodeterminación "pese a las amenazas del TC", y sobre las movilizaciones habidas en los últimos días ha considerado que son la expresión "de un hecho, y es que estamos indignados y jodidos". "Entendemos la impotencia que siente la gente en las calles -sostuvo-, y lo que decimos nosotros es que no será fácil pero haremos sentarse en una mesa de diálogo a este Estado que sigue dejando la silla vacía y prefiere la represión".

Dos posturas, ERC y JxCat, similares que comienzan a diferenciarse en el cómo y el cuándo llevar a cabo sus planes hacia la independencia. Diputados de ambas formaciones llaman a no trasladar la postura de disputa entre ambos de cara a los medios y piden volver a sentarse en la mesa para redefinir de nuevo una hoja de ruta en la que todos estén de acuerdo.