Madrid
Vox empieza su "férrea oposición" y exige a Ayuso que reduzca su Gobierno
El PP no 'cuida' sus relaciones con sus socios necesarios y los de Monasterio responden con iniciativas con las que intentan hacer tambalear el Ejecutivo que ayudaron a investir

Prometieron hacer una "férrea oposición" y lo están cumpliendo. Vox Madrid no da ni un minuto de respiro al Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, pese a haber sido un elemento fundamental para que llegara a conformarse.

Los de Rocío Monasterio, que ya se unieron a todos los demás grupos parlamentarios para crear la comisión de investigación sobre Avalmadrid, han solicitado ahora que se reduzca la estructura del Ejecutivo. Así, en la PNL elevada al pleno de este jueves, Vox insta a la presidenta de la Comunidad a eliminar cinco consejerías y que se pase de las 13 actuales a solo 8. Además, quiere prescindir de viceconsejerías y no permitir que haya directores y subdirectores generales que se ocupen de una sola área: deberán hacerse cargo de dos subdirecciones como mínimo. 

  [Vox denuncia presiones del PP para mantener su apoyo en Madrid]  

Las Proposiciones No de Ley no obligan al Ejecutivo a llevarlas a cabo, pero sí sirven como herramienta política para hacer que se posicione. De ahí que Vox siga con su estrategia de marcar agenda, imponer debates e intentar sembrar polémicas que les beneficien. En este caso, mantienen su discurso habitual de reducción de gasto público: "Presentamos una PNL para recortar a los políticos y entiendo que eso les moleste, pero ha llegado el momento de elegir entre su bienestar y el de los españoles y Vox está del lado de los españoles", mitineó Monasterio a la entrada del pleno. 

Por su parte, el portavoz adjunto del grupo popular respondió con cifras a lo que considera una "incoherencia" de los de Vox. "Hay 600 áreas de gestión por debajo de las direcciones generales. Con su propuesta se elevaría el número de directores generales a 150 cuando ahora hay 65", sentenció Pedro Muñoz Abrines, que cuantificó en "un sobrecoste de cinco millones" la propuesta de Vox. 

Así las cosas, las relaciones entre ambos socios siguen enfriándose. La propia Ayuso reconoció este miércoles, en una entrevista en el canal 24 horas,  que si las negociaciones con Cs habían sido difíciles, con Vox habían sido incluso peores. Ella, partidaria y "firme defensora" del bipartidismo, logró aunar los intereses de las tres derechas para convertirse en presidenta, pero luego obvió su labor de intermediaria. 

[El Gobierno de Ayuso cumple un mes y medio con la relación PP-Cs congelada]

¿Las consecuencias? Una relación congelada con Ignacio Aguado y el resto del 'equipo naranja' tras mes y medio de gestión en coalición y la amenaza constante de sus "apoyos externos", con los que no ha vuelto a tener contacto más allá del contacto cordial de los pasillos de la Cámara autonómica. "Monasterio es una diputada más y tiene un trato con ella como con cualquier otro diputado", se excusan fuentes de la Puerta del Sol consultadas por LPO. 

En el otro lado, mientras, ya afilan el colmillo para hacer tambalear su corona. Esperan con ansia la llegada de los presupuestos -cuya prórroga continúa pese al adelanto de Sánchez del pago pendiente a las Comunidades- para fiscalizar cada partida de los mismos. Sin Vox las cuentas autonómicas para el 2020 no se aprobarán. Y esta PNL sobre la reducción del gasto es solo el primer aviso...

['No pactar con Vox', la consigna del PP que llevó a Ayuso a incumplir su promesa estrella]


Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.