PP
Casado y Aznar intervienen el Gobierno de Díaz Ayuso con un 'presidente en la sombra'
El líder del PP pone a su jefe de gabinete a dirigir al equipo de gobierno por la nula experiencia de la presidenta madrileña

Pablo Casado fía a su jefe de gabinete el peso del Gobierno madrileño. El líder del PP situó a Javier Fernández Lasquetty en el ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso como consejero de Hacienda, un cargo oficial que tendrá que compaginar con otra labor encubierta: la de dirigir a efectos prácticos al equipo de Gobierno. ¿La razón? La falta de experiencia de gestión de la presidenta madrileña y las dudas que existen hacia ella en la cúpula del partido. 

La era de Casado se caracteriza por el rearme ideológico y la elección de perfiles duros del PP, como Fernández Lasquetty. No en vano el líder del PP, a su llegada, buscó la reconciliación del partido con el ex presidente José María Aznar, de quien Mariano Rajoy se había distanciado. El popular  rehízo los puentes con FAES, el think thank de Aznar que meses antes dio un portazo al PP, y volvió a integrar a la fundación en la agenda del partido. ç

Tanto es así que rescató a Lasquetty, consejero madrileño durante la época de Esperanza Aguirre y ex secretario general de las FAES, para que fuera su jefe de Gabinete. El nuevo consejero de Hacienda será el encargado de ejecutar una de las promesas estrella del PP en la Comunidad de Madrid: la "histórica" bajada de impuestos. Pero más allá de esta tarea, la confianza renovada que han puesto en él le lleva a tener una responsabilidad de mayor peso en las bambalinas del ejecutivo madrileño: nada más y nada menos que la de tener capacidad de orden y mando en el gobierno regional. Una tarea que no aparece en los organigramas oficiales pero que Casado se decidió a darle con el fin de cubrir las posibles deficiencias en la gestión de la nueva presidenta, cuya falta de experiencia levanta recelos en las filas populares.

Díaz Ayuso es considerada muy próxima a Casado, con quien compartió una etapa en las juventudes del partido y de quien es amiga personal. Su designación como candidata del PP en Madrid se atribuyó a esta proximidad, y desde el primer momento fue cuestionada por su falta de experiencia y su polémica carrera profesional, por la que ejerció, entre otras cosas, de community manager de la mascota de Esperanza Aguirre. A eso se unen las sonadas polémicas que protagonizó Díaz Ayuso en sus primeros meses como candidata, cuando llegó a alabar los atascos de Madrid cuando gobernaba el PP porque "eran parte de la vida" de la capital o cuando defendió la precariedad laboral diciendo que utilizar el término de "empleo basura" es "ofensivo para la persona que está, a lo mejor, deseando tener ese empleo basura".

La falta de experiencia de gestión de Ayuso llevó a Génova a tomar medidas y situar a un perfil visto con buenos ojos por el propio Aznar. Dirigir las labores de Gobierno, encargarse de los distintos equipos y llevar el peso del ejecutivo será el trabajo de Lasquetty, que se convertirá en un presidente en la sombra en toda regla en la Comunidad de Madrid. 

Cs no rendirá cuentas al PP pese a la coalición

Mientras en Génova asoman atisbos de desconfianza hacia su presidenta en Madrid, sus aliados de Gobierno, Ciudadanos, tampoco prometen ponérselo fácil. El partido de Albert Rivera llegó a un acuerdo de coalición con Díaz Ayuso por el que ocupan seis consejerías frente a las siete del PP. Algunas de esas áreas son de peso, como la de Transportes, ocupada por el ex popular Ángel Garrido, Asuntos Sociales, Economía o Empleo. 

En la toma de posesión de los consejeros, Díaz Ayuso insistió en su discurso en que ya eran "un solo Gobierno" más allá de las siglas, pero esta idea no parece entrar en el plan de Ciudadanos, que ya ha decidido en el seno del partido cuál será la línea a seguir en la Comunidad: hacer políticas propias y huir del tutelaje del PP, al que no rendirán cuentas. Una fórmula con la que buscarán marcar la diferencia con los populares y no atarse en exceso. 

El primer síntoma de este plan ya se dejó ver tras la toma de posesión, cuando Ciudadanos difundió en las redes un polémico vídeo con el lema "Equipo Aguado", donde aparecía el vicepresidente, de Ciudadanos, con el resto de consejeros naranjas. Ni rastro del resto de consejeros del PP. El gesto no sentó bien a los populares, que volvieron a insistir en la unidad de acción del ejecutivo 

Lo que planea Cs es, a escala autonómica, lo que Pedro Sánchez ha definido a nivel nacional como "un Gobierno dentro de un Gobierno" para desdeñar las exigencia de Podemos de una coalición. Pues bien, si bien es cierto que el idilio de PP y Cs en Madrid fue más sencillo que en las izquierdas nacionales, los de Rivera están decididos a construir su propia hoja de ruta y amenazan con una legislatura de turbulencias en el centro derecha. 

Publicar un comentario
Para enviar su comentario debe confirmar que ha leido y aceptado el reglamento de terminos y condiciones de LPO
Comentarios
Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellas pueden ser pasibles de las sanciones legales que correspondan. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algun comentario violatorio del reglamento de terminos y condiciones será eliminado e inhabilitado para volver a comentar.